Solución Ignífuga

Morteros Ignífugos Proyectados

Los Morteros Ignífugos proyectados son productos compuestos principalmente de lana de roca y cemento blanco, también incluyen otros aditivos en menor proporción. Además, este producto está pensado para protección contra el fuego, como aislante térmico, retardando durante un tiempo determinado el aumento de la temperatura en las estructuras metálicas y divisorios de hormigón, entre otros. El mortero ignífugo proyectado Tecwool® ofrecen las soluciones constructivas perfectas para la protección contra el fuego, dependiendo de la densidad del mortero utilizado.

Tipos de Morteros Ignífugos Proyectados

Dependiendo de las necesidades y especificaciones de su proyecto, en Ingal Ingeniería contamos con tres tipos de morteros.

Mortero Tecwool® T

Tecwool® T es un mortero ignífugo proyectado de lana de roca y cemento que resulta ser la solución constructiva perfecta para proporcionar un óptimo aislamiento térmico.

Mortero Tecwool® F

Concebido específicamente para la protección contra el fuego de todo tipo de estructuras y paramentos que se presentan en construcción.

mortero protección de túneles

Mortero Tecwool® 825

Mortero de lana de roca, cemento y material refractario en pequeñas proporciones, diseñado específicamente para la protección contra el fuego en industrias y túneles.

Máquina para proyectar Mortero Ignífugo

El proceso de proyección de los morteros se realiza mediante una máquina para proyectar mortero, impulsando el mortero en seco por la manguera hasta la boquilla, donde se mezcla con abundante agua pulverizada, para posteriormente proceder a su aplicación. La aplicación, dependiendo del tipo de superficie a proteger, se puede realizar directamente sobre la superficie,  sobre un adhesivo aplicado como imprimación previa o bien sobre una malla metálica fijada al soporte, antes de la aplicación del mortero.

Una confusión habitual entre técnicos e instaladores es suponer que nuestro producto se puede proyectar mediante máquinas de proyección de yeso y morteros de cemento habituales y esto no es así. No es posible debido a la naturaleza del producto, que requiere su impulsión “en seco” y la mezcla con el agua se produce posteriormente a la salida por la boquilla. Esta máquina de proyección neumática nos permite trabajar con una longitud de manguera de hasta 250 metros lineales, con lo que podemos ubicar la máquina en un punto adecuado de la obra e ir moviendo la manguera sin necesidad de desplazarla. Dispone para ello de un soplante de 10 C.V. de potencia y un mando a distancia para poder controlar el suministro de material cuando se requiera.  Esta potencia del soplante es una de las principales diferencias de otras máquinas de proyección, como puedan ser las de celulosa o material de insuflado, que tienen mucho menor capacidad de emisión de material. También dispone de una tolva de gran volumen (1,3 m3) para que una sola persona pueda cargar la tolva y realizar la proyección posteriormente sin tener que acudir a rellenarla continuamente. El peso de esta máquina grande es de 517 Kg y funciona mediante corriente trifásica a 380 voltios.